Tiempo Libre

Programadores catamarqueños: ¿es posible que el idioma principal sea el español?

Por Pablo Perez

    Según un estudio reciente de la empresa española de servicios de TI Everis, el 55 % de las empresas en América Latina dijeron que encontrar al empleado adecuado era difícil, mientras que los expertos estiman que la región verá 10 millones de nuevas vacantes de TI para 2025.


    La lógica de los lenguajes de programación más destacados, como Python, se basa en el vocabulario y la sintaxis del inglés. Además, muchos de los recursos educativos más populares para aprender a codificar, incluido Stack Exchange, también están en inglés.


    Los desarrolladores de software como Primitivo Román Montero, los bootcamps de codificación y las organizaciones de reuniones han comenzado sus propias iniciativas, desde proporcionar traducciones de materiales educativos hasta la creación de un lenguaje de programación basado en español.

    Ejemplos de programadores en español

    El hecho de que el español no pueda reemplazar los lenguajes de programación comunes refleja los desafíos de crear un entorno de trabajo en español para los trabajadores tecnológicos de habla hispana. Marian Villa Roldán es una programadora de Colombia y cofundadora de Pionerasdev, una organización sin fines de lucro con sede en Medellín que ayuda a las mujeres a aprender a programar.

    Ella está de acuerdo en que una de las principales barreras para los hispanohablantes es la falta de un lenguaje de programación en español y la falta de recursos de codificación en este idioma. Pionerasdev organiza talleres, bootcamps y reuniones dedicadas a ayudar con la educación en programación.

    La organización traduce tanto contenido al español como puede, pero en su mayor parte, se enfoca en ayudar a las personas a aprender lenguajes de codificación sin necesariamente tener que dominar el inglés. “Tenemos técnicos que entienden la implementación, pero no se sienten muy cómodos teniendo una conversación en inglés”, dijo Villa a Rest of World.
    Laboratoria, una organización fundada en Perú con oficinas en toda América Latina, que ayuda a las mujeres a aprender a programar y conseguir trabajos en tecnología, adopta un enfoque similar.

    Gabriela Rocha, cofundadora y directora de operaciones de la empresa, dijo que Laboratoria ha experimentado con la enseñanza del inglés como parte de su plan de estudios, pero aún realiza todo su campamento intensivo de seis meses en español. Solo el 14% de sus estudiantes tiene un nivel avanzado de inglés, con un 50% con un nivel intermedio y un 36% con un nivel de principiante, dijo.

    Al igual que PionerasDev, Laboratoria opera bajo la idea de que los estudiantes necesitan saber suficiente inglés para aprender a codificar y acceder a la documentación educativa, pero no necesariamente para alcanzar un nivel superior.

    “América Latina es una región acostumbrada al [inglés] y cómo manejarlo”, dijo Rocha. “La gran mayoría de las oportunidades para nuestros estudiantes todavía se encuentran en América Latina y no requieren inglés”. Más del 75% de los trabajos que obtienen los estudiantes de Laboratoria no usan el inglés como idioma principal.

    Por último, se tiene a Elias Torres, el fundador y CTO de Drift, una plataforma de marketing y ventas con sede en Estados Unidos valorada en mil millones de dólares en 2021.

    Torres, quien creció en Nicaragua y se mudó a los Estados Unidos cuando tenía 17 años, recientemente se centró en construir lazos entre los ecosistemas tecnológicos de EE. UU. y América Latina. Una de esas iniciativas es contratar empleados de Drift en Guadalajara y traer ese tipo de trabajos de “alta tecnología” a México.

    A medida que América Latina presiona para construir un sector tecnológico robusto y autosuficiente, la barrera del idioma seguirá siendo un obstáculo importante, especialmente para los puestos de alta calidad.

    Para establecer la autonomía del ecosistema tecnológico estadounidense, Román dijo que las empresas tecnológicas de la región tendrán que cambiar su mentalidad.