Deportes

La familia Arias respira atletismo y continúa con un legado familiar con una linda costumbre

En el atletismo catamarqueño hay una familia amante del atletismo, ellos son los Arias. El mentor de todo fue don Pedro Arias que no está físicamente pero dejó un legado que mantienen vivo sus hijas.
Por Juan Cruz Mercado

    Tanto dio Pedro Arias al atletismo catamarqueño que la Asociación de Atletas Veteranos lleva su nombre. Una persona amiguera, le gustaba compartir y más su pasión por este deporte.

    Todos los años se hace una competencia atlética en homenaje a don Pedro Arias que ya lleva 40 ediciones incluida la que se hizo hace unos meses. Hay una costumbre que se hace cada año que la inició el propio Arias.

    Las carreras de esta competencia se hace tradicionalmente cada año en la Cuesta de El Portezuelo y una vez que terminaba la carrera lo que hacía Arias era invitar a todos los atletas a su casa ya que vivía ahí nomas y les brindaba un plato de locro a cada uno.

    Esa costumbre no se pierde a pesar que no está Pedro Arias y es que sus hijas y nietos reciben a cada atletas luego de cada edición que se realiza y brindan el plato de locro.

    jacinta (derecha) junto a sus hermanos se organizan cada competencia

    Otra faceta de Arias era la de ayudar a su pueblo, ya sea a los comedores o a la escuela y eso continúan haciendo sus hijas.

    Representados por los hermanos Ángel y Azucena, llevaron a cabo la entrega de las banderas ceremoniales y de elementos de higiene para las escuelas de La Bajada y de El Portezuelo. Cumpliendo con su palabra de colaborar con instituciones de las cuales fue muy allegado Don Pedro Roberto Arias.

    Jacinta Arias, hija de Don Pedro, que año tras año está al frente de la organización de una de las carreras de atletismo más significativa y caro a los sentimientos de los amantes de esta actividad, se reunió con la Directora de la escuela de La Bajada, y el director de la escuela de El Portezuelo, para consultarles con que podían colaborar, puesto que la tradicional prueba atlética cumplía sus 40 años y querían de acierta manera, dejar algo que sea de mucha utilidad para los establecimientos educativos. Ambos directores, coincidieron que, estaban necesitando de banderas de ceremonia.

    Una vez llevada a cabo la prueba atlética, pusieron comparar las banderas ceremoniales y entregarlas en las escuelas. Fue así, que llegaron para ambas escuelas dos banderas ceremoniales, la Argentina y la de Catamarca. Para la institución de La Bajada, fue algo histórico porque no contaban con la bandera provincial. A su vez, hicieron entregas de bidones de agua mineral, y elementos de higiene. La iglesia, también recibió elementos de higiene.

    La edición 40 de la Pedro Arias se hizo hace unos meses
    El recordado don Pedro Arias