Deportes

Los violentos ganaron una vez más y el fútbol catamarqueño en jaque

Hay que barajar y dar de nuevo y pensar qué se está haciendo mal. En el Prevedello y Malvinas se produjeron hechos de violencia, algo que aún no se puede erradicar.

Por Juan Cruz Mercado

    ¿Un fin de semana en paz?, nada de eso pasó el fin de semana en el Valle Central. Los protagonistas fueron los violentos y sucedió una vez más lo que no debiera suceder.

    En el estadio Primo Antonio Prevedello, se desarrollaba con normalidad el partido de vuelta por el Torneo Provincial de Fútbol entre San Martín de El Bañado y Jorge Newbery de Pomán.

    Cuando transcurría 37 minutos del primer tiempo y con el resultado 1 a 1 y un global de 2 a 1 para Newbery pasó lo impensado pero que no sorprende. Desde la tribuna de San Martín (equipo local) cayó un proyectil que impactó sobre la frente del futbolista Wilson Heredia de Jorge Newbery.

    El futbolista cayó al piso y tras la caída de más piedras al campo de juego el juez de línea que estaba apostado en ese sector salió corriendo a la mitad del campo de juego y ahí se paró el encuentro.

    Una ambulancia ingresó al campo de juego y el jugador fue trasladado donde quedó en observación y se contactó un corte profundo en su frente.

    El partido se suspendió y ahora quedará todo a definir en el Tribunal de Penas. El que tiene todas a las de perder es San Martín ya que el problema se produjo desde su tribuna.

    El futbolista ya se encuentra bien y es posible que le den el alta médica.

    En el otro lado del charco, en La Capital, más precisamente en el Malvinas Argentinas, jugaron Policial e Independiente de la Primero de Mayo terminando el encuentro 0 a 0.

    Lo que sucedió al finalizar el encuentro es que se produjo un enfrentamiento entre hinchas de Policial y efectivos policiales donde se dieron corridas, insultos y hasta personas detenidas.

    Esto parece que es una cuestión de nunca acabar. El fútbol una vez más en el ojo de la tormenta aunque lo cierto es que por unos pocos inadaptados pagan todos, los que son hinchas de verdad, el Club, los jugadores.