Actualidad

Como en Catamarca, Italia prohibió el uso de los celulares en escuelas

Los móviles son considerados “elementos de distracción”. Sólo se permite el uso con fines “didácticos y pedagógicos”.

El Ministerio de Educación de Italia envió una circular a todos los colegios e institutos informando la prohibición del uso del móvil durante las clases porque es visto como un "elemento de distracción para uno mismo y para los demás y una falta de respeto a los profesores". Idéntica decisión se dictó en Catamarca mediante una resolución que prohíbe “utilización de teléfonos celulares y otros dispositivos tecnológicos análogos, por parte de los/as alumnos/as que sean portadores/as y/o usuarios/as de los mismos, en todos los Establecimientos Educativos de todos los Niveles Obligatorios – Educación Inicial, Primaria y Secundaria- de la Provincia de Catamarca, abarcando tanto la Gestión Estatal como Privada, Cooperativa y Social”.

"Vas a la escuela a estudiar no a chatear"

Giuseppe Valditara, ministro de Educación de Italia.

El titular de la cartera educativa italiana, Giuseppe Valditara, explicó que "no estamos introduciendo sanciones disciplinarias, nos estamos refiriendo a un sentido de responsabilidad. Invitamos también a los centros educativos a velar por el cumplimiento de la normativa vigente y a promover, en su caso, refuerzos normativos más estrictos y pactos de corresponsabilidad educativa, para prevenir eficazmente el uso indebido de estos dispositivos". A la vez agregó: "Yo no digo que no puedas entrar a clase con tu móvil. Pero puedes dejarlo en la entrada o en todo caso fuera de la lección: vas a la escuela a estudiar no a chatear".

A fines del año pasado, En Catamarca se despertó una polémica por la decisión que tomó el ministerio a cargo de Andrea Centurión y que alcanza todas las instituciones educativas de la Provincia, tanto del ámbito estatal como privado. La funcionaría en aquel momento había remarcado que  “la presencia y utilización de estos dispositivos, ha modificado por completo el ambiente de las aulas en el marco de la presencialidad, y la relación de los alumnos con sus profesores e incluso con sus compañeros, ante esto, la disciplina se debilita y los conflictos ascienden”.

Al igual que en Italia, en Catamarca aclararon que los dispositivos pueden usarse con fines pedagógicos y didácticos con supervisión del docente. "La utilización desmedida y sin supervisión del celular por parte de los alumnos genera preocupación dentro del aula. Los chicos muchas veces dejan de atender la clase para mandar mensajes o revisar redes sociales, y este tiempo de aprendizaje es desaprovechado completamente”, opinó Centurión.

En ambos casos las medidas fueron dictadas a fines del año pasado, por lo que recién entraría en vigencia en el ciclo lectivo 2023.

El uso de los dispositivos se puso en auge durante el contexto de aislamiento por pandemia, cuando la única manera de dar continuidad a plan educativo era a través de la virtualidad. Fue masivo también el desarrollo de plataformas educativas que fueron explotadas a lo largo del mundo hasta el retorno físico a las aulas.